Macarrons (sin gluten)

Por fin!!… después de 2 intentos finalmente me han salido los macarrons!!!! 😀 😀 😀 bien dicen que a la tercera va la vencida. Siempre quise aprender a hacerlos pero lo miraba tan complicado que me daba incluso pereza intentarlo sobretodo después del primer y segundo intento fallido, me encantan!!

Los macarrons, sin duda uno de los dulces más reconocidos que identifican la cocina francesa; su delicado sabor y textura hacen de ellos un auténtico vicio una vez que los pruebas, a mi me encantan!! y desde que los vi siempre quise saber como se hacen. La receta la he tomado de la enciclopedia de postres de Larousse, pero he hecho algunas variaciones no precisamente en sus ingredientes porque curiosamente ninguno lleva gluten, sino más bien en el proceso de preparación.

Algunos piensan (yo incluida) que preparar los macarrons puede resultar muy laborioso… pues si, un poquillo; pero una vez que coges el truco parece que resulta cada vez más sencillo. Aquí te dejo la receta, sigue al pie de la letra cada paso porque hasta el más mínimo detalle influye.

Receta de macarrons (sin gluten)

Ingredientes (24 unidades):

  • 3 claras de huevo
  • 200 gr de azúcar glacé
  • 100 gr de almendra molida
  • aroma (opcional: yo usé de cereza y limón)
  • colorantes comestibles en gel (rojo y amarillo – SugarFlair son sin gluten)
  • 4 gotas de zumo de limón

Para el relleno:

  • 200 ml de nata líquida para postres (yo usé marca HACENDADO)
  • 75 gr de chocolate negro para fundir
  • 75 gr de chocolate blanco para fundir
  • ralladura de limón

Preparación:

Antes de empezar es importante que las claras estén a temperatura ambiente, hoy en día venden claras pasteurizadas en bote pero en lo personal prefiero las claras al natural no se si es cosa mía pero siento que montan mejor.

Coloca las claras en un bol limpio y seco y monta hasta que estén a punto de nieve bien fuerte, puedes hacerlo con una batidora eléctrica con varillas. Un truquillo que aprendí para que las claras monten más rápido y queden con más fuerza es añadir 4 gotitas de zumo de limón cuando esté a medio montar, yo lo hice y parece que algo se nota.

Añade un poco de color a las claras una vez montadas, yo he usado colorantes en gel de la marca Sugarflair (sin gluten) es mejor añadir poco y luego si hace falta añadir más hasta conseguir la intensidad deseada, yo he separado las claras en 2 y he coloreado con rosa y amarillo. Añade el aroma, al rosa le he puesto aroma de cereza y al amarillo aroma de limón (los aromas que he usado son de la marca LorAnn Oils, sin gluten); continúa batiendo hasta que veas que el color y el aroma está distribuido uniformemente.

Posteriormente tamiza la almendra molida con el azúcar glacé, lo que queremos es un polvillo fino que le de textura a nuestros macarrons. Poco a poco (a cucharadas) añade la mezcla de almendra y azúcar a la vez que remueves manualmente con una espátula haciendo movimientos circulares, notarás que se bajan un poquito.

Coloca la crema en una manga pastelera con boquilla lisa y dosifica ya sea en papel vegetal o en alfombrilla de silicona para formar los macarrons. Si quieres hacerlos más fácil, venden unas alfombrillas con los circulos marcados para que todos queden iguales, aunque si tienes ya mucha práctica verás que tampoco es difícil hacerlos “al pulso” y que queden más o menos con las mismas dimensiones.

Ahora deberás tener paciencia y dejarlos reposar a temperatura ambiente todo el tiempo que haga falta hasta que se endurezcan, yo los he dejado unas 4 horas, me dio tiempo a salir de casa y hasta me olvidé de ellos!. Quizá uno de los principales errores que cometemos es desesperarnos y no esperar el tiempo suficiente para saber cuando hay que hornear, esto es clave ya que si no lo haces no se formará la costrita de los bordes que es lo que al final le da la gracia.

Mientras tanto puedes avanzar preparando la crema del relleno, la que he hecho es bastante sencilla. Pon a calentar la nata para postres repartida en 2 cuencos, a uno de ellos añade chocolate negro y al otro chocolate blanco con ralladura de limón; calienta removiendo constantemente hasta que se haya fundido el chocolate por completo, retira y deja enfriar a temperatura ambiente.

Cuando notes que al poner el dedo por encima no se te queda pegajoso, es hora de meterlos al horno; este es otro factor que puede influir y mucho!, cada horno es distinto y tenemos que conocerlo bien para saber que temperatura poner, lo ideal es que se hagan a temperatura muy baja ya que sino se agrietarán, yo he puesto 150 grados y he esperado unos 20 minutos, poco a poco notarás como se va formando la costrita 🙂

Para el siguiente horneado te recomiendo que dejes abierta la puerta del horno un par de minutos para que se salga el exceso de calor, de esta forma mantendrás la temperatura más o menos uniforme. Una vez hechos los macarrons espera a que enfríen completamente antes de retirarlos del molde, se suelen despegar bastante fácil.

Cuando ya estén completamente fríos coloca la crema del relleno en la manga pastelera y dosifica abundantemente en un macarron, coloca otro por encima y presiona ligeramente para que se quede adherido. Yo he puesto la crema de chocolate negro a los de cereza y la crema de chocolate blanco a los de limón.

Son perfectos para acompañar el té de la tarde o para golosear cuando te apetezca jijii 😛 los he llevado hoy a casa de mis suegros (hoy tocaba ir a su casa a comer) y a ambos les han encantado!!

¿Te animas a prepararlos? 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s